sábado, 3 de mayo de 2014

Maserati Ghibli '69 - Minichamps

Maserati Ghibli '69
Minichamps




Fecha de lanzamiento: 2006
Modelo: Esta miniatura representa a escala 1/18 un Maserati Ghibli del año 1969 fabricado por Minichamps en ZAMAK y plástico. Éste modelo puede encontrarse del mismo fabricante en color negro y también en versión roadster en color plateado.

Cotización actual: 75-280 € (abril 2014)
Dificultad para encontrar el modelo:
Bastante difícil de encontrar X X X X
Estado:
descatalogado.
Serie limitada: No

Caracteristicas del modelo:

General:
Esta maqueta, aunque hayan pasado 8 años desde su lanzamiento al mercado aún sigue teniendo unos detalles excepcionales, que ya gustaría a Minichamps seguir fabricando así.
El color es precioso, además está muy bien aplicado en toda la superfície de la carrocería.
Lo mejor de la maqueta son sus faros escamoteables, que pueden ser abiertos.
Quizá las únicas pegas del exterior sea el hecho de que no tenga suspensión, aunque los muelles están, pero seguramente esto es debido a que complicaria el mecanismo ya que atrás lleva ballestas y la barra Panhard, y también que no tenga lunetas en las ventanillas de las puertas laterales.
Las partes cromadas están perfectamente cromadas. Sin duda es una maqueta de buena calidad.
Se abren todas las puertas, portones, capot, etc.
Los faros no tienen pinchos.

Motor:
El capot se abre en sentido contrario al habitual.
Al abrir el capot podemos ver el V8 colocado longitudinalmente, son su entrada de aire arrugada y la caja del filtro de aire, en el cual lleva grabado el logo de Maserati. A cada lado del filtro están las tapas de balancines, donde en plateado pone Maserati. A cada culata le llegan los 4 cables de encendido, pintados en color naranja.
Al lado izquierdo están las bombas de freno y supongo que embrague, y el vaso de expansión.
Delante está el radiador, con el tubo de llegada de agua a la culata
En el lado derecho hay etiquetas de información al usuario.
El capot tiene en su cara interior una capa insonorizante.

Interior:
El habitáculo, aunque no esté tapizado con flock, está muy bien realizado. Es en color ocre, con buenos detalles como el volante perfectamente reproducido, la tela de la palanca de cambios, y el salpicadero.
Lo que más destaca es su enorme maletero, ya que carece de plazas traseras.

Bajos:
Los bajos están muy bien hechos. En la parte delantera está el enorme carter de aceite del motor, entre los dos colectores de escape.
En el eje delantero pueden verse los trapecios inferiores con sus tirantes y su barra estabilizadora entre el carter y el radiador de agua.
El eje trasero es de tipo rígido, con diferencial central y barra Panhard longitudinal a un lado. Va suspendido entre ballestas y amortiguadores pintados en color naranja.

Maletero:
Nada que destacar. No tiene el piso del maletero tapizado.

Cosas que se podrian mejorar:
-No tiene lunas laterales en las puertas.
-No tiene el piso del habitáculo ni del maletero tapizado.
-No tiene suspensión

Cosas positivas de la maqueta:
-Está muy bien detallado.
-Bajos bien reproducidos.
-Faros escamoteables.
-Partes cromadas correctamente pintadas.
-Vano motor detallado.
-Pintura perfectamente aplicada.

FICHA TÉCNICA DE LA MAQUETA:
Material: ZAMAK y plástico
Dimensiones (largo, ancho, alto): n/d
Peso: n/d
Ruedas direccionables:
Ruedas independientes:
Material de los neumáticos: goma
Suspensión: No
Maletero: Se abre
Puertas: Se abre
Capot: Se abre


Ahora pasemos a hablar del modelo real

Maserati, la marca Boloñesa del Grupo FIAT, ha producido excelentes automóviles deportivos a lo largo de su historia, desde su fundación en 1914. El Tridente armado del Rey Neptuno, tomado de la Plaza Mayor de Bolonia, ha dominado el frontis de sus vehículos, y por años ha sido el anhelo de muchos automovilistas. Hoy veremos un modelo de finales de los años sesenta, el Ghibli, el cual dejó su impronta entre los amantes de la marca.

El Maserati Ghibli fue producido exactamente entre los años 1967 y 1973. Concebido originalmente como un vehículo de dos plazas, su considerable batalla y longitud total hicieron cambiar de opinión a sus diseñadores, quienes emplearon, finalmente, la tan controvertida configuración 2+2, la cual añade dos asientos traseros en un espacio mínimo. El Maserati Ghibli no fue un modelo especialmente innovador, más bien lo contrario. Su principal baza era su peso, resentido por los convencionales criterios y materiales empleados en su fabricación. Así, aunque su chasis de tubos de acero era relativamente común en modelos similares, los paneles de la carrocería fueron realizados en este mismo metal, en lugar del aluminio que es mucho más ligero, elevando de forma considerable su peso máximo. De igual forma, el empleo de una tradicional suspensión trasera de ballestas, empeoraba este aspecto. Todo ello limitó de forma considerable el rendimiento del automóvil, el cual aunque cumplidor no era, precisamente, brillante.

El motor, un V8 de 4.7 litros de desplazamiento, rendía unos buenos 310 CV de potencia máxima, la cual debió ser suficiente para hacer brillar al Maserati Ghibli, más allá de sus 285 km/h de velocidad máxima. Esta máquina destacaba por su lubricación mediante cárter seco. Ello permitía una lubricación continua incluso durante bruscos virajes, así como una menor altura del bloque motor, lo que contribuía a una mejor aerodinámica. Asimismo, al estar realizado totalmente en aluminio se reducía el peso sobre el eje delantero. No podemos evitar señalar la contradicción entre su motor de avanzada, y la obsolencia de su chasis y carrocería, una verdadera lástima que impidió al Maserati Ghibli mejores performances.

El bólido fue presentado en el Salón del Automóvil de Turín de 1966, estando listo para la venta el primer ejemplar en marzo de 1967. Como hemos dicho el Ghibli se mantuvo en producción hasta entrados los setenta, 1973, cuando fue descontinuado. Más tarde, Maserati empleó la misma denominación para la última generación del Maserati Biturbo, entre 1992 y 1998. Sin dudas, se trata de dos vehículos absolutamente diferentes, siendo el último una evolución de un modelo ya existente, y para nada un “remake” a lo Volkswagen Beetle. El por qué Maserati formó este embrollo no es del conocimiento público, y aunque es común que muchos hagan referencia al modelo de los años noventa como Maserati Ghibli II, lo cierto es que, oficialmente, Maserati ha compartido la misma denominación para ambos modelos: el de los años sesenta, y el posterior de los noventa.


FICHA TECNICA DEL MODELO REAL:
















No hay comentarios:

Publicar un comentario